Silencio Blanco

paura_32

Miembro
10 Oct 2018
53
22
9
Antartida
Nick
paura_32
Silencio Blanco
Temporada II
Capítulo II - Una noche.



Dejé mis cosas en mi armario y salí a por esa sombra que me espiaba. Salté por mi ventana, y fui corriendo a por él.
En cuanto vió que me acercaba salió corriendo. Y yo, le seguí. Salté por la ventana, y ví que bajaba por una alcantarilla.
Bajé, resbalé y caí. Me levanté, y seguía corriendo. Era rapidísimo, pero al final del túnel, había una rejilla que le impedía seguir. Saqué mi revolver y lo apunté.
(Palex) : Fuera las putas bromas, ¡quitate esa capucha!
(?) : ¿Palex?
(Palex) : Si, soy yo, ¿y tú?
Se quitó la capucha, y sorprendentemente, era Drift250.
(Palex) : ¿Drif250? Por qué coño me espiabas.
(Drift250) : Pensaba que aún estaba Saydanus, no nos informaron.
(Palex) : Ah, ¿avisaros a?
(Drift250) : Ehhh, nada.
Oye, necesitaré que cuides durantes unas semanas a mi hijo, David333444555. No será una carga, ya que es muy ocupado.

Después de eso, salimos a la calle, y a mi palazio.
(Palex) : Ah, y oye, cuando me quedaría con ese David333444555.
(Drift250) : Ahoramismo, adiós.
(Palex) : Espera, qu...
Después de eso, fue escalando una pared de una casa. Cuando se fue, apareció un niño, aparentaba tener unos 11 años.
Estaba firme, y mirando al frente.

(Palex) : Ehh, eres David333444555, ¿no?
(David333444555) : Si, señor Palex.
(Palex) : ¿Has cenado ya?
(David333444555) : Señor, la hora de cenar pasó, es hora de dormir.
(Palex) : Pues... duermete.
(David333444555) : Si, señor.
(Palex) : Llamame Palex.
(David333444555) : De acuerdo, señor Palex.
Le mostré la habitación, apagó todas las luces, y se durmió sin hacer ningún ruido.
Yo me fuí a mi cuarto.
Pero, en la puerta, estaba TheJunior.
Con unas tres mujeres.

(Palex) : TheJunior, quienes son estas damas.
(TheJunior) : Son unas amigas que me ayudarán a "dormir" esta noche.
(Palex) : Sabes que es esto es mi techo. Y si vives debajo de mi noche, seguiras mis normas.
No dejaré que peques en este suelo. Diles que se vayan.

(TheJunior) : Pe-pe-pero...
(Palex) : Ni peros, ni peras, ¡¡¡Fuera!!!
Ví que el estado, estaba peor que malo.
Asique, encendí una vela, y empezé a escribir.

(7 Horas después)
(Ubicación : Plaza De la Sangre)

Las siete de la mañana. Y me dirigí a la plaza. Reuní a todas las personas de la ciudad. Y empezé el discurso.

(Palex) : Señores, señoras! Hoy les reuní aquí, por una cosa.
Ayer, a las diez de la noche, paseé por las calles de la ¡¡¡Capitál!!! ¿Y sabeis que me encontré?
Pobreza. Docenas de personas dormían en las calles. Hombres, mujeres, niños, niñas o incluso ancianos.
Asique, hermanos, os digo que nos revelemos. Iremos a Bizancio, ¡Todos! Y le diremos a ese Dss0, ¡¡¡Libertad, o, la muerte!!!

Todos, al unísono gritaron sí.
Arrancamos las banderas rojas. Y todo el mundo, se fue a por barcos en el puerto. Zarpamos con las banderas blancas.
Y en la embarcación, estaba Warrior800, que luchaba, por la independencia santa.
En dos días, llegamos a las vistas de Bizancio.
Habían barcos, y al ver esa tropa de barcos, miles. Incluso navios y buques, sonó la corneta de aviso. Pronto, vimos un cielo lleno de flechas en incendio.

Unos Diezmil barcos, desembarcaron en el puerto. Llevabamos ozes, espadas, martillos, tridentes, etc.
Me dejáron avanzar, en una masa de puñetazos y demás. Y para protegerme, me levantaron en hombros. Veía una ola de personas luchando en un circulo alrededor mía.
Llegamos a la plaza del triunfo, y para separarnos, soltaron unos toros. Los primeros en verlos, los acribillaron.
Y llegamos a las puertas de el palacio, una pila de hombres subía para escalar la muraya. Unas cincuenta personas y yo, bajabamos a la habitación de Dss0, pero, mi sorpresa, me esperaba rodeado de soldados.
(Palex) : Dss0, ¡¡¡Queremos independencia!!!
(Dss0) : ¿Y si no quiero?
Todos lo rodeamos y dijimos, que lo firmase, ¡Ya!
(Dss0) : Ok, ok. Seréis independencia. Pero, Palex, si tú mueres, yo seré el proximo rey.
(Palex) : Me parece justo. Por cierto, bobita cicatriz.
Le arrimé el cuchillo a la mejilla, y le hize un corte.
Salí tranquilo, pero, cuando salí del palacio, estaban miles de personas de mi bando en las ñuertas, y otras miles, debajo de la cuesta, se aría una batalla campal...